miércoles, 28 de junio de 2017

LAGAN 3


3


—¿Hueles eso? — Lagan pregunto de repente, interrumpiendo groseramente el estallido indignado de Odar.  Su amigo, ni siquiera le prestó atención, seguía furioso despotricando por teléfono, pobre Rhona no quería ser ella en estos momentos, aunque tampoco se preocupaba demasiado, lo más seguro es que ella terminara gritándole a Odar, además, Lagan no pensaba que ella tuviera la culpa de que los emboscarán, solo esperaba que Alfred hubiera logrado escapar. Algo malo estaba pasando aquí, la pregunta era, ¿esos tipos habían estado siguiéndolos a ellos o a Alfred? Nuevamente el ligero olor a flores invadió sus sentidos. ¿de dónde provenía tan delicioso aroma? Era una ligera brisa nada más, tan pronto lograba percibirla así de pronto desaparecía, ¡Maldición!
       —¿Odar? ¿Hueles eso? — insisto. Odar lo miró de mala manera.
       —¿Oler qué? — el vampiro olfateo de mala gana el aire. —Hueles a moho, mugre y quien sabe que más, necesitas un baño con urgencia— dijo con disgusto regresando su atención al teléfono. Lagan rodó los ojos.
       —Gracias por tu ayuda amigo— dijo con sarcasmo, durante el resto del trayecto intento averiguar de dónde provenía el maravilloso aroma, la fragancia lo estaba obsesionando. Debería de estar preocupado por lo que acaba de ocurrir, pero Lagan ni siquiera podría concentrarse para pensar en eso.
       —Scott— hablo Odar —Detente en a la salida de la ciudad, Rhona hará que se abra un portal para sustraernos de este infierno ahora— Scott asintió. —¿Qué infiernos te sucede? — Pregunto Odar cuando Lagan lo hizo deslizarse a un lado mientras el olfateaba los asientos.
       —Huelo algo— informo a su amigo. Su voz extrañamente no sonaba humana, estaba comenzando a perder el control sobre su demonio y ni siquiera sabía por qué.
       —Yo no huelo nada hombre, ¿quieres calmarte por favor? No me digas que uno de esos idiotas te dio un tiro en la cabeza— Lagan gruño cuando sintió la mano de Odar en su cabeza, su piel ardía, no toleraba que nadie lo tocara. Odar confundido se apartó, Lagan olfateo todo el coche sin importar que tan mal lo miraban sus hombres, no estaba loco, olía a algo, pero el afrodisíaco aroma era escurridizo. Cuando el auto se detuvo, Lagan había llegado a la conclusión que de alguna u otra manera encontraría el objeto portador de ese olor así fuera desgarrara el auto por completo. Lagan salto fuera del coche y ordeno a Scott que abriera el maletero. Sus manos hormigueaban al tocar el metal frio del auto, en el instante en que hizo clic la portezuela del porta equipaje el delicioso ahora se hizo más fuerte
       —¡Que mierda! — jadeo Odar, y Lagan sabía muy bien porque su amigo y los otros estaba tan impresionado, cada paso que daba hacia la parte trasera del auto sentía como su cuerpo iba cambiando a su segunda forma y no estaba haciendo nada por controlar el cambio. Al menos ahora era treinta centímetros más alto, su traje fue desgarrado mientras sus músculos se expandían, sus garras negras se alargaron mientras sentía como sus cuernos y sus orejas sobresalían de su cabeza. Pero nada de eso le importaba ahora mismo, gruñó cuando el más dulce aroma inimaginable llenó sus sentidos. No sabía lo que era, pero lo quería. Quería rodar en ello, lamerlo, y llenar sus sentidos con ello. Y luego quería follarlo.
—¿Lagan? ¡Maldita sea! ¿qué sucede? —Lagan no contesto, su vista quedo clavada en la pequeña figura que se extendía dentro del maletero, gruñó inclinándose frente al pequeño bulto hecho un ovillo. Cuando sintió a Odar acercarse, movió sus garras y mostró los dientes, advirtiendo que era una amenaza. Sabía que el hombre que estaba delante de él con una expresión de asombro en su rostro era un amigo, pero en este momento, Odar y los otros representaban una amenaza para el territorio de Lagan. inclinó la cabeza hacia atrás y rugió tan fuerte como pudo. Su demonio estaba avisando por última vez que se alejaran.  Si eso no funcionaba, amigos o no, mataría a cualquiera de ellos por amenazar lo que su demonio estaba reclamando como suyo.  Todos los instintos en el cuerpo de Lagan le estaban diciendo que protegiera a la pequeña mujer que estaba en el maletero.
—Todos atrás — Grito Rhona traspasando el portar que acaba de abrir —Ni un paso más cerca de Lagan—
—¿Qué le has hecho loca mujer? — demando saber Odar, tal vez sus sospechas de que Rhona estaba detrás de esto eran ciertas, vagamente recordó a la bruja advirtiéndole que estuviera alerta.
Pero él no estaba para explicaciones ahora, ignorando a todos Lagan regreso su atención a la pequeña mujer dulce acurrucada como una gatita indefensa. sabía que lo que estaba haciendo no estaba bien. No debería estar amenazando a sus amigos. Pero la lógica no jugaba un papel importante en cómo Lagan se sentía en ese momento. Dio media vuelta y se puso en cuclillas en el suelo junto a la puerta del maletero. Inclinó la cabeza ligeramente mientras intentaba comprender por qué sentía tal necesidad de cuidar y proteger a la humana que dormía delante de él. La mano con garras de Lagan temblaba mientras lentamente se acercaba para acariciar la parte posterior de su pálida mejilla. ¡Oh, tan suave!  La respiración de Lagan quedó atrapada en su garganta por lo suave y sedosa que se sentía la piel de la humana. Tenía urgencia de frotarse por todo el cuerpo de ella hasta marcarla como suya. Abrumadora necesidad inundó a Lagan.  Su polla le dolía con el deseo de sumergirse en el delicado cuerpo de la mujer.  Imaginarla retorciéndose de placer entre sus brazos casi despojó lo último del control de Lagan. Sin embargo, tomar la mujer significaba despertarle, y eso no lo haría. Si ella dormía, debía necesitar su sueño, y cuidar de la mujer venía antes que atender sus propias necesidades.  Las necesidades de su pareja tenían que venir primero. Lagan contuvo el aliento, ¿sería cierto? Entonces como si de un rompecabezas se tratara, cada pieza cayo en su lugar, la verdad de sus palabras lo golpearon. ¡Había encontrado a su compañera! Analizando la situación lo que su padre le contó que sentiría al encontrar la otra mitad de su alma era cierto. Todo tenía sentido.
—¿Lagan? — escucho la voz de Rhona a su espalda —No podemos quedarnos, corremos peligro aquí…— ella hizo una pausa —Tu compañera corre peligro aquí— ella tenía razón, estaban en peligro aquí, tenía que llevarla a Covenant de inmediato. Lagan se quitó su camisa y luego cuidadosamente la envolvió sobre la pequeña humana. Su camisa estaba desgarrada en algunos lugares, pero por ahora valdría para cubrir a su mujer, una vez que estuvo cubierta lo suficientemente, Lagan la tomó en brazos con cuidado de no despertarla, sería menos peligroso que cruzara con ella el portal a que esperara que las brujas trasportaran el auto.
—Lagan, ¿todo bien? — pregunto alguien una vez que cruzo el portal mágico y apareció en lo alto del edificio administrativo del Concejo. Lagan no miró a nadie, necesitaba llevar a su mujer a un lugar seguro. Rhona y Odar dieron las explicaciones por él. Así que se concentró en atravesar la puerta e ir directamente a su oficina, su casa no estaba lejos de aquí, pero no iría hasta allá, por ahora en su oficina contaba con un sofá cómodo y lo más básico que ella podría necesitar, después de todo Lagan pasaba más horas trabajando que en su hogar relajándose, prácticamente se podría decir que vivía aquí.
Confiaba en que Rhona, la cual al parecer sabía exactamente lo que le estaba sucediendo se aseguraría que nadie los molestara. Entro en su despacho y con cuidado de no despertar al precioso tesoro en sus brazos la recostó en el enorme sofá de cuero negro que adornaba su oficina. No podía dejar de mirarla, así que se hundió en el suelo a su lado, paso suavemente su mano por el pelo rubio arenoso de la mujer, era hermosa, no podía esperar para saber de qué color eran sus ojos, sabía que si en este momento Covenant decidía arder en llamas a él ni le importaría. Lagan sabía que estaba actuando de manera irracional. Simplemente no podía parar. Lo único que tenía sentido en su cabeza confusa en ese momento era proteger a la mujer dormida en su sofá.
Como hipnotizado Lagan estudio con detenimiento el rostro de su mujer, sus facciones eran delicadas y serenas mientras dormía. La humana parecía que necesitaba un par de kilos extras y un baño caliente.  Algo de lo que Lagan con mucho gusto se haría cargo, todo era fácil en la mente de Lagan, el tomaría el control, ella era suya y él la protegería. Fácil. Pero toda su determinación murió cuando la humana bostezo y lo miró por primera vez.
***

Lilith ni siquiera podía parpadear, mucho menos respirar, en todo caso ¿lo necesitaba? Seguramente no, puesto que estaba segura que había muerto he ido directamente al infierno, no había otra explicación para la criatura que tenía delante de sus ojos. Ojos dorados la miraban atentamente, ni siquiera sabía que cosa era él. Ni siquiera sabía si era un él. Sabía que en ese momento debería de estar en pánico, tratando de escapar o gritando por ayuda, pero no podía hacer nada más que observar… la criatura era roja, pero no cualquier rojo. Rojo sangre brillante, garras negras se extendían por sus manos, colmillos afilados sobresalían de su boca, su cabello negro era corto, unos cuernos sobresalían de su frente y sus orejas eran puntiagudas, estaba segura que jamás había escuchado hablar de nada así. Si este hombre deseaba matarla, ella no tendría la menor oportunidad, él podría aplastar su cabeza con una sola de sus manos.
Lagan pudo ver la curiosidad de ella por su aspecto, pero fue solo un segundo y luego el miedo invadió los más bellos ojos celestes que jamás hubiera visto. Lagan esperó, conteniendo la respiración, Lagan sabía que su segunda forma tenía que dar miedo como el infierno a su pareja, por lo que se aseguró que sus movimientos fueran lentos y decididos.
—Mi nombre es Lagan —dijo suavemente, haciendo todo lo posible para mantener el gruñido de su voz a un mínimo. Lagan permanecería en esa forma hasta que su demonio no estuviera satisfecho y hubiera reclamado a su compañera. Lo cual era una jodida mierda porque lo que menos deseaba era asustar más a la pequeña mujer. la deseaba, su demonio aún más, la prioridad era completar su vínculo. Reclamar su sangre, solo entonces su demonio estaría satisfecho sabiendo que ella no iría a ninguna parte donde él no pudiera encontrarla. Ella hizo un gesto de reconocimiento, pero todavía no dijo ni una palabra.  Le carcomía el alma a Lagan no saber el nombre de su pareja. Cruda lujuria se estrelló contra él, haciendo que su cuerpo temblara con deseo, pero Lagan se obligó a serenarse.
—No debes temerme —dijo mientras se deslizaba hacia atrás, tratando de darle un poco de espacio —No voy a hacerte daño. Te lo prometo —Hablo con calma y paciencia, como si estuviera en una de las reuniones del concejo, podría parecer una bestia así, pero no quería comportarse como una.  Lagan siempre fue educado para liderar, para ser la guía de su pueblo, podría ser cordial y duro al mismo tiempo, pero su compañera merecía más que eso, merecía ternura, comprensión y amor. Moría por bombardearla con preguntas, arrastrarla a su cama y follarla hasta perder el sentido, pero se estaba controlando.
Los ojos de su mujer le miraron con recelo mientras trataba de colocarse en una posición sentada, coloco contra su pecho ese bolso de aspecto andrajoso como barrera. Quiso reír, si él decidía hacer lo que su cuerpo le pedía que hiciera ese bolso no le serviría de mucho como protección.
—¿Tienes hambre?  — Preguntó Lagan, quería hacerla hablar. Quería escuchar su voz tanto como el aire que necesitaba para respirar.
—No —respondió la mujer en un tono de voz que apenas y fue un pequeño murmullo, aunque sus palabras dijeron una cosa, Lagan podía oír los ruidos de su estómago. No estaba seguro de por qué ella estaba mintiendo, pero sabía que tenía que comer. Estaba demasiado delgada y por lo que sabía los humanos enfermaban fácilmente. Lagan tenía que hacerse cargo de todas sus necesidades y deseos. Era su responsabilidad
—Dime tu nombre —Lagan pidió en voz baja. Necesitaba saber. Siempre podría irrumpir en su mente y averiguar todo sobre ella. Pero Lagan quería que su compañera se entregara libremente a él. Quería conocerla de verdad y no gracias a un estúpido truco.
—Li… Lili... Lilith—respondió con voz temblorosa —Mi nombre es Lilith— repitió más segura.
Lilium— jadeo… eso era, la flor de Lilium era lo que había olfateado en el auto. Ahora lo sabía, y ella se llamaba así. Una vez más, la lujuria lo golpeó como un tren de carga, haciendo que su polla creciera en tamaño.  Esperaba que ella no estuviera prestando atención. Lagan estaba tratando de ganarse su confianza, no asustarle de nuevo. —Lily— repitió tratando de decidir que le gustaba el nombre, antes incluso de darse cuenta de lo que estaba haciendo, Lagan retiro un mechón de cabello del rostro de su mujer. —Mi Lily— su mujer lo miraba como si estuviera dándole vueltas a la idea si le gustaba el nombre o no.  Los ojos Lily lo recorrieron nuevamente.  se agarró a su bolso con más fuerza.  —Estás a salvo aquí Lily, te lo prometo, nadie te hará daño—
—¿Dónde estoy? — le encantaba el sonido de su voz.
—Estas en Covenant— ella abrió mucho los ojos —¿Cómo terminaste dentro del maletero? — ella se sonrojo. En sus ojos cruzo algo que él no pudo descifrar.
—Creo que si tengo hambre— No le gusto el cambio de tema, algo ella estaba ocultando, pero tal vez por el momento debería dejarlo pasar.
—Pediré que nos traigan algo—dijo Lagan cuando se puso de pie, bien podría llevarla a su casa y prepararle algo de comer, pero no quería abandonar esta habitación por ahora, no con todos los hombres alrededor, su demonio apenas y estaba bajo control, si exponía a Lily a estar cerca de los demás sin antes haber sido reclamada, corría el riesgo de volverse salvaje y lastimar a alguien. No sabía dónde había dejado su móvil. Así que se aproximó a su escritorio, inmediatamente sintió el tirón hacia su compañera, su piel comenzó a picar… necesitaba tocarla. Llamaron a la puerta y el gruño amenazadoramente, se arrepintió cuando escucho el gemido asustado de su Lily.
—Dejare la comida tras la puerta— grito Rhona, si, ella ya se había adelantado de nuevo. Tenía que tener una larga platica con su amiga. Se apresuró hacia la puerta, encontró un carrito, el pasillo estaba desierto, pero percibía la presencia de Odar, Rhona y algunos otros rondando por aquí. inmediatamente metió el carrito en su despacho y volvió a cerrar la puerta. Lo que fuera que hubieran traído sus amigos olía muy bien, pero él no tenía hambre de comida en este momento, su compañera olía mucho mejor. Bajo la atenta mirada de su Lily, Lagan se apresuró a apartar todo de la mesita de centro, tal vez estaría más cómoda en su escritorio, pero Lagan tenía la esperanza de poder sentarse a su lado.
—Permíteme ayudarte Lily— Lagan le tendió la mano para ayudarla a incorporarse correctamente. La mano de ella tembló cuando vacilantemente la colocó en la de Lagan. El controlo el gemido de placer que amenazaba con abandonar su garganta. El toque suave de su compañera era lo mejor que había sentido en su vida. Y cuando Lily le dirigió una ligera sonrisa, Lagan se sintió como el hombre más grande en el planeta. No le importaba que la sonrisa vacilara un poco y que Lily todavía pareciera asustada. Su mujer le había sonreído. Pronto tuvo que renunciar a su toque, por más que deseara perderse en el calor de su piel, su mujer necesitaba alimentarse, estaba seguro que hasta en su forma humana hubiera podido escuchar el sonido de su estómago.
—Come todo lo que quieras, y si hace falta puedo pedir más— La forma en que contemplo la comida con anhelo le dolió, ¿hace cuando que no comía? Agradecía que más de alguno de los platillos contuviera carne.
—¿Tu no comerás? —Pregunto en un susurro.
—Más tarde, come —ordeno, ella necesitaba la comida, él no podría probar bocado, aunque lo deseara.
—Gracias— susurro Lilith agradecida… <<Lily>> La criatura la llamaba así… Lagan había dicho que era su nombre. Por el rabillo de su ojo lo miró de nuevo. Le gustaba el nombre, no sabía porque razón le quedaba bien con su personalidad, aunque ni ella misma sabia cual seria. Todo era tan confuso. Era como si todo estuviera pasando en un parpadeo. Anoche ni siquiera sabía si sobrevivirá un día en las calles y ahora estaba en una elegante oficina con una criatura de color rojo que asustaría al más valiente y con más platos de los que podría comer enfrente de ella. <<estoy muerta y ni cuenta me he dado>>
—Come Lily— Ella se estremeció ante el sonido de su voz, y no era porque tuviera miedo, le gustaba como sonaba su nombre en sus labios, con manos temblorosas tomó el tenedor y el cuchillo, la boca se le hizo agua cuando probo el primer bocado de la tierna carne de ternero… suponía que era ternero, hacía mucho que no comía nada así, de hecho, hacía mucho tiempo que no comía.
Lagan guardo silencio mientras ella comía bocado tras bocado, estaba muerta de hambre. Debería de darle vergüenza estar actuando como si la comida en cualquier momento fuera a desaparecer. Este hombre si parecía un monstruo y estaba siendo amable con ella, no como Thomas que podría parecer el más educado caballero y era el mismo satanás sobre faz de la tierra
Cuando toda la comida de su plato desapareció al instante apareció delante de ella otro plato más. No estuvo satisfecha hasta que el tercer plato estaba caso a la mitad.
—Creo que no puedo más— si comía otra cosa terminaría por vomitar todo lo que había comido. Su estómago había estado vacío casi siempre y simplemente sobrecargarlo con comida no era buena idea. Miró hacia un lado, directamente a los ojos dorados brillantes que la observaban. Sus ojos eran inusuales y hermosos, y parecían penetrar en el alma de Lily.
—¿Qué eres? — pregunto insegura, no era buena para tratar con hombres y no estaba segura si el hombre se ofendería ante la pregunta. Lagan sonrió. Al menos creyó que sonrió. Alcanzo a ver la fila de dientes puntiagudos sobresalir de sus labios.
—Soy un balrog— bueno eso no explicaba nada. —Básicamente soy un demonio— añadió él. Lagan se movió lo suficientemente cerca, tomó su mano entre las suyas. Lily sabía que debía de tener miedo, pero no era así. Había escuchado de Covenant. ¿quién no? pero jamás se había interesado por saber que criaturas mágicas vivían aquí o si eran verdad las historias que contaba la gente.
—En verdad estoy en Covenant— no estaba segura si era una pregunta. No podía negar el hecho de que un demonio estaba sentado a un lado de ella. Sin duda eso no era algo que sucedía en el área humana. Los seres mágicos eran un peligro, por esa razón en su mayoría eran cazados por lo que ella sabía, por ello no traspasaban la muralla.
—Si— contento él, Lily lo vio acercarse más.
—Pero los humanos están prohibidos aquí— dijo, al igual que los humanos cazaban seres paranormales, los humanos eran no gratos al otro lado de muralla. Estaba en peligro si se encontraba aquí, pero la verdad no podía concentrarse ahora. Él estaba haciendo pequeños círculos en el dorso de su mano. La simple caricia era tranquilizadora. Pero no entendía porque su cuerpo estaba reaccionando a algo que la tenía estremeciéndose y su piel dolía por ser tocada, acariciada y la exhortaba a fundirse en la esencia de otro hombre.
—Esperamos cambiar eso con el tiempo, pero tu querida Lily, perteneces aquí— mientras él había estado acercándose ella inconscientemente había estado retrocediendo, estaba casi tumbada sobre el sofá. << ¿Dios porque estoy sintiendo esto?>>
― El vínculo de pareja hermosa Lily ― Tal vez no era una respuesta lógica a su pregunta, y lo que era más raro es que no recordaba haberlo dicho en voz alta.
― ¿Qué cosa? ― pregunto confundida, Lily estaba poniéndose frustrada con toda esta situación, las reacciones de su cuerpo estaban empezando a asustarla. Era todo lo que podía hacer para no empezar a correr sus manos sobre el cuerpo de Lagan y explorar todos los secretos de estos músculos cubiertos de piel roja. Incluso sentía que tenía que frotar su cuerpo desnudo alrededor del hombre, envolviéndose en el delicioso olor del demonio. <<Estaba volviéndose loca>>
—Cuando un paranormal encuentra a su compañera o compañero, surgen lazos que nos unen por la eternidad—
—¿Compañera? —
—Una pareja es la mitad de nuestra alma y nuestro ser— Lily boqueo como un pez, pero no salió sonido de su boca, no entendía nada de esto. —Eres mi pareja— aclaro él
—¿Cómo lo sabes? — ¿Siquiera estaba considerando que él estuviera diciendo la verdad? ¿Qué sabia ella del mundo paranormal?
—Es diferente para cada uno. algunos pueden reconocer a su pajera por su olor. Otros necesitan tocarla. Algunos otros seres mágicos son muy discretos respecto a esto y no tengo idea, pero escuche rumores que las brujas y los druidas solo dicen las palabras mágicas y ¡ya está!… su alma gemela aparece—Lily no podía creer cómo el hombre acababa de describir esto como si fuera lo más normal del mundo, como si hablara del tiempo.
― ¿Qué esperas de mí? —Lagan que ya estaba encima de ella, sonrió, haciendo que el corazón de Lily tartamudease. <<Thomas descubrió que estaba intentando escapar y la había matado>> esa sería otra explicación para esto, simplemente era irreal, estaba alucinando, o se había vuelto loca, aunque estar loca no sería tan malo si incluía al semental musculoso y caliente, que se movía actualmente alrededor de modo que ahora estaba cubriendo totalmente su cuerpo. Tan pesado como el tipo era, Lily todavía tenía la sensación de que el peso cubriéndola era sustancial.
—Demasiadas cosas para poder nombrarlas— respondió a su pregunta, aunque a ella le costó trabajo recordar que había preguntado, los hermosos ojos dorados del demonio estudiaron el rostro de Lily por un momento. ella contuvo el aliento cuando Lagan se inclinó y la besó. La sensación de los labios de Lagan fue increíble y por supuesto Lily abrió la boca y lo dejó entrar. Cuando sus lenguas se encontraron y se deslizaron juntas, Lily de repente se sintió abrumada. Su respiración se hizo imposible, Lagan la sostenía con tanta fuerza que no podía moverse.
No sabía cómo explicarlo, pero sentía que algo estaba sucediendo, con su cuerpo, con el de él… con la atmósfera en general. Había sido besada escasamente en su vida y nada era comparado con esto.
Lily intentó tomar aire a través de la nariz, Lagan continuó besándola, chupando la lengua de Lily en su boca. Lily sintió un dolor agudo y se dio cuenta del corte que el colmillo de Lagan había hecho al lado de su lengua. Intento apartarse, pero él no se lo permitió. Lily hizo lo único que podía pensar cuando puntos negros empezaron a nublar su visión. Mordió Lagan desesperadamente tratando de hacer que la soltara. En otro momento habría pensado que él se separaría de ella y después la abofetearía por tal atrevimiento de su parte, pero en cambio Lagan gruñó y sus manos presionaron en cada mejilla de Lily haciéndola abrir a regañadientes más su boca, Lagan la estaba poseyendo, era el dominante aquí, Ahora la sangre llenaba su boca y algo frenético en su cerebro le dijo que la sangre era una mezcla de la suya y la de Lagan. Trago. Lily comenzó a entrar en pánico cuando algo agarró y sujetó su corazón. Luego fuera lo que fuera pareció explotar hacia fuera, irradiando calor en todo su cuerpo. Todo se volvió negro, entonces Lagan la libero, su rostro jadeante tratando de llevar aire a sus pulmones el rostro de Lagan aturdido pero satisfecho por alguna extraña razón fue lo último que vio antes de perder el conocimiento

22 comentarios:

  1. Muy buena historia,se mi hizo corta hasta ahora espero con ansias lo q sigue. Gracias

    ResponderEliminar
  2. ohh se pone cada vez más emocionante, no puedo esperar para saber si ella podrá leer su mente o no :D

    ResponderEliminar
  3. Ley (Ody) termíneme!!!! Me encanto!!!!!!
    Recuerdo la primera vez que comente en una de tus historias, y hoy pienso lo mismo que ese día, eres sumamente talentosa, nos enredas en tus historias y nos haces vivir sus aventuras, realmente me gusta tu forma de escribir.
    Espero con ansias la historia de Rhonda y el druida!!!!
    Me ofrezco como correctora, si lo necesitas!!!! Me encantaría colaborar contigo en cualquier forma que me sea posible. Sería un honor
    Sin embargo, tengo una pequeña nostalgia por algunos de tus personajes, (es tu culpa por hacernos amarlos) espero que los utilices ahora porque tenía muchas expectativas con cierta niña y sus amigos especies. Pero esta experiencia es mejor y te augura un prometedor futuro. Tú puedes y eres capaz!!!!
    Un abrazo y felicidades por este bebe!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discúlpame pretendía decir
      Ely (Ody) termineeeeeeeee!!!!!

      Eliminar
    2. Hola chica muchas gracias, primero que nada, no importa si me dices Ody o Ely, para es igual (todavía me cuesta acostumbrarme a Ely. gracias por tu comentario y tu apoyo, ahora yo pregunto, ¿encontraste algún error) lo han revisado dos de mis amigas antes de publicarlo, pero siempre se nos puede pasar algo, hazmelo saber porfavor, envíame un correo o un mensaje al face, como gustes. GRACIAS y sobre tu propuesta, lo tendré muy en cuenta, siempre me viene muy bien la ayuda extra.

      Eliminar
    3. La propuesta es solo por el gusto de leerte. Me gusta mucho. Este libro es maravilloso y me encanta, lo lei todo de una sentada. Lo unico malo fuenque se acabo jajajaja queue con ganas de más, eso Es bueno para ti.
      Si consigo algo al releerlo te aviso, mientras quiero decirte que sigas adelante y ojalá puedas publicar con una gran editorial pronto para que tus libros lleguen a más personas.
      Felicidades

      Eliminar
  4. estoy esperando otro capitulo esta muy buena la historia

    ResponderEliminar
  5. Ayyy me encantaaaa! ★★★★★:-D ♡

    ResponderEliminar
  6. Cada vez se pone mucho mejor.... Aaahhh Que emoción.��

    ResponderEliminar
  7. Sabes!! Yo compre la historia en Amazon, bien económica, y de esa manera me enteré de una vez de todo y de pasó (bien importante) siento que apoyo a Ely para que siga escribiendo. Que te parece???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Zohi, te lo agradezco de todo corazón. te deje un mensaje mas arriba. espero lo leas

      Eliminar
  8. Me encanta tu historia voy extrañar a mis amadas especies pero te apoyo al 100 esperemos que tú historia llegue a las editoriales y la podamos tener tod@s en nuestras casas te deseo lo mejor en este nuevo recorrido.

    ResponderEliminar
  9. Todo lo que he leido hasta el momento me gusta mucho. sigue así

    ResponderEliminar
  10. i love... No se si lo hiciste intencional o no pero que una chica llamada lilith, nombre que se le atribuye a a la madre de brujos,vampiros y licantropos en algunas historia y la madre de los demonios en otra,sea la pareja de un tipo de demonio me trae muchos recuerdo.Lo amo. Eres una genio, sigue asi.

    ResponderEliminar
  11. Queja, my corto 🤗🤗. Me encanto por un momento pence que Lilith se iba atiburar mucho de comida y iba a terminar vomitando en lagan, ufffff😱😵😷
    . Espero que Lilith no le de muy pronto las cosas a Lagan espero y entiendan cuando digo cosas 😉😜 .... estoy felis por que desidistes describir un poco a Lagan y lo describistes rojo y ojos dorados, por que como yo abia visto alos balrog en las fotos que pusistes, Pero no estaba segura todabia si te abias decidido por un protagonista balrog, Pero tenia un presentimiento que te Ibas a decidir por uno de esta especie. ME ENCANTO sigue adelante Ely

    ResponderEliminar
  12. Me encanta la historia y muero de ganas por saber que va a pasar.Eres una excelente escritora.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta tu historia hace tiempo no me enganchaba con una historia así gracias

    ResponderEliminar
  14. Me encanta tu historia hace tiempo no me enganchaba con una historia así gracias

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno hizo alguna especie d pacto no

    ResponderEliminar