lunes, 26 de junio de 2017

LAGAN 1

1

Meses después

       Lagan cerró los ojos y aspiro profundamente permitiendo que el aire frio de la noche se filtrara en sus pulmones y lo relajara, estaba en la azotea del edificio tratando de encontrar respuestas, ¿Por qué las cosas jamás podrían ser fáciles? No sabía cómo había podido controlar a su demonio momentos antes mientras Fergus le echaba en cara que todo esto era su culpa, había tenido que recurrir a todo su auto control para no arrancarle la cabeza.

       —Sabía que te encontraría aquí— escucho la voz de Odar.
       —Lárgate— gruño. Su voz no sonaba humana. No podía ser persona ahora mismo, no era buena compañía para nadie en estos momentos. Su demonio exigía sangre.
       — Vamos Lagan, no lo tomes personal, sabes que Fergus siempre tiene un palo en su culo, no dejes que te afecte— La voz de Odar era tan calmada como siempre. Pero aun así no lo engañaba, Lagan sabía que estaba furioso también.
El plan para ingresar humanos a Covenant estaba teniendo algunos baches en el camino. La selección se había hecho tal y como habían acordado, pero no contaron con la falta de discreción de esos humanos seleccionados, no sabían cómo, pero la noticia se había expandido, al menos parte de ella, ya que los humanos no sabían exactamente para que estaban siendo traídos aquí, simplemente se les comunicaba que habían sido seleccionados para trabajar dentro de Covenant. A partir de eso, ciento de suposiciones cada vez más ridículas habían surgido. Las consecuencias hasta ahora eran destructivas, nuevamente eran el foco de atención de grupos de odio, protestantes y fanáticos, y el gobierno humano estaba exigiendo explicaciones.
       —Si me afectara la boca mordaz de Fergus cada vez que habla, me habría arrancado los odios desde hace años— comento Lagan
       —Sabíamos que esto no sería fácil, pero no podemos desistir, ¿o te darás por vencido? — Miró por encima de su hombro a su amigo, estaba elegantemente sentado en la cornisa, él jamás perdía la compostura, su cabello negro oscuro estaba sujetado elegantemente sin que un solo cabello escapara de su lugar, así era Odar, un elegante vampiro que jamás perdía la compostura y la elegancia característica de su raza.
       —Repasemos— dijo con voz mordaz —¿Crees que, protestas, manifestaciones, humanos muertos y el gobierno humano podrán amedrentarme? — pregunto con sarcasmo, Odar hizo una mueca. Pero la verdad era que Lagan estaba harto, simplemente debería cruzarse de brazos y permitir que alguien más adelante se enfrentara a este desastre. <<el camino al infierno está plagado de buenas intenciones>> decía su abuelo, y Lagan pensaba que tenía razón, en esa dirección iban con sus buenas intenciones. Al maldito infierno o, mejor dicho, estaban desatando el infierno alrededor de ellos. Para tal caso era el mismo. Lagan estaba perdiendo la esperanza de que esto funcionara.
       —Visto desde ese punto…—
       —No vas a desistir— dijo Rhona, Lagan rodó los ojos ¿Desde cuándo su lugar secreto se había convertido en su oficina? Sin importar su mirada cabreada, Rhona se acercó a él y le entrego un pequeño trozo de papel.
       —¿Qué es esto? — pregunto confundido, Rhona sonrió… en verdad sonrió y eso no era muy común a excepción que algo estuviera tramando.
       —Un indicio del destino— dijo ella misteriosamente mientras se recargaba contra la pilastra y miraba hacia el cielo cerrando los ojos como si estuviera tomando el sol. Lo que era curioso puesto que era una noche hasta sin luna.
       —¿Qué te ha dicho tu bolita de cristal esta vez? — pregunto Odar. Lagan fue quien contesto la pregunta. 
       —38979 Av. Nova — leyó en voz alta lo que decía la nota —¿Qué es esto? —
       —La dirección donde te reunirás mañana con el diplomático del gobierno humano para discutir los recientes acontecimientos— dijo ella desde su misma posición, Lagan miró a Odar, el hizo una seña con el dedo indicando que estaba loca —Vi eso Odar— advirtió Rhona. Odar bajo la mano en seguida, conociendo a Rhona y su temperamento seguro que era capaz de arrancársela.
       —¿Me reuniré con el gobierno humano? — preguntó
       —No es una reunión formal, es un diplomático que pretende ayudarnos, y nosotros lo ayudaremos a él, esta será la primera de muchas reuniones, se vienen muchos cambios Lagan y tú eres la cabeza de esos cambios—
       —Solo esperemos que los humanos no te arranquen cabeza— dijo Odar divertido —¿Estás seguro de esto? — preguntó su amigo.
       —¿Tengo opción? —
       —No— dijo Rhona enderezándose —No la tienes— recalcó —Las cartas han hablado, esta reunión será el inicio del comienzo y no puedes hacer nada para detenerlo— dijo ella girándose hacia la puerta que conducía a las escaleras.
       —Podría negarme a ir— dijo con sarcasmo, ella se detuvo con el pomo de la puerta en la mano.
       —Un consejo querido Lagan— lo miró por sobre su hombro —Te recomiendo que mantengas los sentidos alertas, tal vez te encuentres con algo interesante— Rhona toco la punta de su nariz para después sin darle tiempo a preguntar más se marchó.
       —¿Por qué siento que esa mujer trae algo entre manos? — preguntó su amigo. Lagan miró el papel en sus manos, era como si estuviera viendo una bomba, algo estaba a punto de ocurrir, estaba seguro, lo sentía en sus huesos y su demonio estaba de acuerdo.
       —Porque es así, Rhona planea algo— Solo hacía falta averiguar que era. Tanto misterio le daba mala espina, Rhona tenía toda su confianza, sabía que la bruja jamás haría algo que lo dañara deliberadamente a él o a Covenant en su caso, era una sensación que esto tenía más que ver con él como persona que con su liderazgo.

***

<<Puedo hacerlo, Puedo hacerlo>> Lilith repetía esas palabras en su cabeza, era su mantra, tenía que lograrlo, regresar no era una opción, le había costado trabajo encontrar el valor para escapar y ahora que ya había conseguido lo más difícil se negaba a darse por vencida. Ahora solo había dos caminos, completaba su libertar o regresaba a morir pensó mientras miraba por la ventanilla.
El tren de la ultima hora se detuvo en la vieja estación del sur de la ciudad, venia prácticamente sola, a excepción de un hombre ebrio que se encontraba al otro lado del vagón, cuando un hombre le había preguntado hacía donde se dirigía y ella le informo que lo más lejos que pudiera, él le había dicho que en este lugar ni las ratas venían.
Si Thomas no la mataba, seguramente en este lugar sobraría alguien que lo hiciera, por lo que sabía en esta zona solo habitaban los malandros, los no deseados y los que no tenían nada mejor que hacer. Por supuesto, no era una gran ciudad, y era un poco espeluznante, pero, aun así. ¿A dónde más podría ir? De todos los lugares que podría haber elegido para establecerse en el mundo ¿tuvo que elegir éste? Sí, estaba definitivamente loca. Pero tiempos desesperados, pedían medidas desesperadas.  Nadie en su sano juicio pensaría buscarla aquí... al menos eso esperaba. <<Dios, que no me encuentre por favor>>
Con piernas temblorosas camino por el andén de desembarque. El lugar estaba desierto, pero ni siquiera había salido de la estación y ya escuchaba el ruido de la calle. Se estremeció apretando su bolso contra el pecho. Mezclarse con la población local era la mejor esperanza de Lilith para no ser descubierta. Estaba nerviosa claro. Durante años Thomas no había permitido que ninguna de sus esclavas se mezclara con nadie, siempre las mantenía aisladas, incluso de ellas mismas, así no había amistad y por lo tanto no había confabulaciones en su contra ni motines.
El aire fétido del smog y la suciedad impregnaban el aire, esto definitivamente no eran los suburbios donde se encontraba la gran mansión de Thomas. <<su prisión>> esa no era una casa, ni un hogar o cualquier otro sinónimo, era una jaula de oro llena de amarguras e instrumentos de torturas.
—Eh, ¡cuidado! —Espetó alguien cuando Lilith se chocó con él a la salida de la estación. Gimió por el dolor del golpe en el hombro, eso demostraba que no debía distraerse.
—Lo… siento —susurro rápidamente dando marcha atrás, el miedo atravesándole. Tenía que ver a dónde iba. Lilith no estaba segura de cuáles eran las costumbres de este lugar. Cuando el hombre con el que había chocado le presto más atención, Lilith se puso rígida ante la mirada libidinosa que ese hombre le dirigió. Agarró su bolso con más fuerza... Lilith estaba repensando por completo su plan; la gente estaba empezando a girar y mirarle. Lilith se sentía como un bicho bajo un microscopio.  Quería pasar desapercibida.  Se sentía como si sobresaliera como un pulgar dolorido. Mostrando valentía, bajó la cabeza mientras hacía una retirada apresurada y trataba de encontrar algún agujero oscuro para ocultarse.
Con piernas inestables comenzó a caminar, no importaba a donde caminara o a donde mirara, el panorama era el mismo, pobreza, miseria y suciedad. Trato con todas sus fuerzas de ignorar a todos los que pasaban a su alrededor, aunque ellos no hicieron lo mismo con ella. también trato de hacer odios sordos a sus comentarios. Rogaba a Dios con todas sus fuerzas que no la siguiera nadie.
Horas, minutos, segundos después, ella no sabía decirlo con seguridad encontró un escondite pequeño en un callejón detrás de un edificio abandonado, deslizo su cuerpo menudo entre dos grandes cajas que se encontraban en el rincón, estaba tan cansada que en ese momento no le importaría compartir su espacio con los bichos y roedores que pudieran andar por ahí, solo rogaba no toparse con una rata, por una vez agradecido de que Thomas apenas le diera de comer. Gracias a su cuerpo menudo, pudo llegar a esconderse donde no cualquier persona podría llegar. El espacio era estrecho, pero le ocultaba de las miradas indiscretas. Si tan sólo pudiera permanecer oculta durante un tiempo y luego pudiera trabajar con el resto de su plan sería perfecto. Tal vez en este momento, no tenía ningún plan concreto ya que su único pensamiento había sido escapar. Más allá de eso, no tenía ni idea, pero seguramente algo se le ocurriría.
Lilith sabía que necesitaría un empleo o alguna manera de ganarse la vida.   Haber sido el juguete de un político con poder no era exactamente algo que poner en un currículum.  Thomas le había dicho muchas veces que para lo único que servía era para follar, y eso no le serviría de nada a menos que planeara venderse en las calles, y Lilith realmente esperaba evitar eso. Estaba harta de ser usada y abusada y no ser capaz de decir que no. Quería probar algo diferente, como la voluntad propia, ya que eso le había sido arrebatado. Lilith agarró su bolso con fuerza sobre su pecho y se agachó entre las dos cajas de madera. Por ahora, este parecía el lugar más seguro para estar. Además, había tenido un viaje largo. Lilith no podía recordar la última vez que había dormido, y estaba agotada.  Tal vez, durante unos pocos minutos, podría conseguir un poco de descanso. Decidiría qué hacer con el resto de su vida una vez que consiguiera cerrar un poco los ojos. Con ese pensamiento en mente, Lilith cerró los ojos y apoyó la cabeza contra el costado de la caja. Tal vez cuando se despertará las cosas se vieran un poco mejor. <<Necesito que sean mejor>> Esperaba no haber cambiado su vida de mierda por meterse en algo mucho peor.

21 comentarios:

  1. Me encanta😍
    Quiero saber mas jejeje

    ResponderEliminar
  2. Dios quiero saber todo. Me huele a una saga de las buenas.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. te digo que esta genial, la redacción todo. me encantan las series :D

    ResponderEliminar
  5. Ohhhh, Me fascino... Quiero más jejejeje esperaré con ansias el próximo capítulo; ¡Escribes genial! :*

    ResponderEliminar
  6. Me encanta espero que llegue mañana pronto para leer otro capitulo

    ResponderEliminar
  7. Esta super genial esta historia, aunque ahora batallo un poco mas para leer porque hay que buscar el blog y todo eso, pero la buena calidad de esta historia lo vale.:)

    ResponderEliminar
  8. Muy bien escrita
    Recién empezó y ya estoy enganchada

    ResponderEliminar
  9. Apenas el primer capítulo y puedo decir que Lagan me cae muy bien <3 espero que el encuentro se produzca rápido, muero por saber como será.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta!!! Lagan ven a rescatar a esta pobre chica...

    ResponderEliminar
  11. Definitivamente adoro tu cabecita... No se como haces para hacer todas estas historias... Pero me encantan... Eres la mejor... De por sí ya adoro la historia..

    ResponderEliminar
  12. tienes todo mi interes en esta Nuevo historia, me encanta que allas escojido a alguien balrog
    Como protagonista, me encanto cuando un escritor sale de lo tipico de hombre hermoso y mujer hermosa, particular mente me gusta que Los protagonista se conoscan y aprendan a amar sus diferencias y balla que lagan tiene muchas. El Es como en la foto que pusistes piel roja y esos ojos amarrillos?

    ResponderEliminar
  13. Oh por dios estoy tan intrigada pobre chica .

    ResponderEliminar
  14. Hola muy buen inicio espere a k la terminaras xk si no Hiba a volverme loca con las actualizaciones jajaja

    ResponderEliminar
  15. Pobrecilla!! Pero me encanta su espiritu..es uns luchadora!!!

    ResponderEliminar